user_mobilelogo

Existe mucha controversia con el tema de sacar o no al cachorro a la calle antes de terminar el calendario de vacunación. Si bien es cierto que hasta los cuatro meses el perro está en un período importante de sociabilización, también lo es que, si un perro que no tiene todas las vacunas, come o lame excrementos de la calle está expuesto a contraer graves enfermedades como moquillo o parvovirus, pudiendo costarle la propia vida.

 

Mi opinión es que es preferible no arriesgar la salud del cachorro y seguir siempre las indicaciones del veterinario. Hasta que pueda salir a la calle podemos socializar al cachorro juntándole en casa con perros equilibrados de familiares y conocidos que tengan la cartilla al día y sacarle a la calle en brazos para que se familiarice con el barrio y los ruidos del mismo. Pero como he dicho, esta es mi opinión, y cada uno es libre de hacer lo que quiera siempre bajo su responsabilidad.

 

De una forma u otra, el método para enseñar a un perro a hacer sus necesidades es el mismo y será igual de válido si queremos enseñarle a hacerlas en un periódico o directamente en la calle.

 

Lo primero que debemos tener claro es que un cachorro no entiende qué significa un “NO”, una regañina y mucho menos un cachete. Si no regañas a un bebé humano por hacerse pis, ¿por qué vas a hacerlo con un perro? ¿Qué te hace pensar que vas a conseguir lo que quieres asustando o haciendo daño al animal? Lo más seguro es que el perro acabe relacionando hacer pis con algo malo y se agrave el problema buscando sitios donde piense que tú no te vas a enterar, como detrás de los muebles, en la alfombra o en el sofá para no dejar charco.

 

El segundo concepto que hay que tratar de entender es que un perro quiere, por encima de su propio bienestar, agradar a su dueño y obtener su atención. Si un cachorro de corta edad hace pis en medio del salón y tú te acercas y le regañas, lo más seguro es que se ponga contento y mueva el rabo porque ha conseguido llamar tu atención, por lo que la próxima vez que tenga ganas irá corriendo a ese lugar a sabiendas de que vas a hacerle caso.

 

Sabiendo esto, el método de educación en positivo para evitar estos errores y conseguir lo que queremos es el siguiente:

 

1)      Decidir si queremos enseñarle a hacer pis en el periódico o en la calle. Si nos decantamos por la primera opción hasta que tenga todas las vacunas, lo mejor es poner un par de hojas de periódico o empapadores siempre en el mismo lugar. Si por el contrario queremos bajarle a la calle, debemos estar siempre preparados para bajar al perro en brazos cada dos/tres horas y elegir un sitio limpio donde veamos perfectamente lo que hay en el suelo.

 

2)      Cuando el perro haga sus necesidades en un lugar erróneo debemos ignorarlo por completo. Recogeremos y limpiaremos la zona independientemente de que el cachorro esté mirando o no y no le dirigiremos ni una sola palabra ni mirada. Es importante no limpiar la zona con lejía ni amoniaco ya que estas sustancias potencian el olor de la orina y eso perjudica el aprendizaje. Lo ideal es utilizar agua con vinagre o detergentes de suelo con oxígeno activo, que se pueden encontrar en cualquier supermercado.

 

3)      Observando atentamente al cachorro podremos aprender a anticiparnos y saber cuándo va a hacer pis o caca. Algunos perros se muestran inquietos, otros lloriquean, otros dan vueltas sobre sí mismos… cada perro desarrolla sus propias costumbres. También podemos guiarnos por los tiempos, fijándonos en cada cuántas horas necesita orinar por ejemplo. Debemos adelantarnos al cachorro llevándole en brazos corriendo al lugar que nosotros queremos y una vez haga ahí sus necesidades premiar con chuche, caricias y “fiesta”. Cuanto más efusivos seamos mostrando felicidad en ese momento, antes relacionará el cachorro su acción con nuestra alegría, y de nuevo acudirá a ese lugar para agradarnos y obtener nuestra atención. Se debe premiar inmediatamente después del acto y no antes ni a los dos minutos, ya que puede relacionar la felicitación con cualquier otra acción y no serviría de nada.

 

4)      En el caso de los periódicos, el cambio a la calle cuando ya pueda salir se hará de la misma manera. Retiraremos los periódicos desde el primer día y empezaremos a ignorar en casa y premiar con mucha energía cuando lo haga en la calle (la vergüenza mejor dejarla en casa). Al principio debemos realizar muchas salidas cortas, cada dos o tres horas salidas de diez minutos, e iremos incrementando los tiempos según las necesidades de nuestro cachorro, llegando a las tres salidas mínimas necesarias para un adulto.

 

Debemos ser constantes con esto y tener siempre a mano las chuches, intentando estar presentes el mayor número de veces posible que el perro haga las cosas bien para reforzar la conducta. Generalmente los cachorros aprenden del todo a esperar sus salidas a la edad de cuatro o cinco meses, pero como suelo decir, los perros no son matemáticas y los habrá que tarden más y que tarden menos. En el caso de perros adultos los pasos a seguir son los mismos, aunque el aprendizaje suele ser más lento y debemos tener mucha paciencia para no transmitir nuestra frustración a los animales y convertirlo en algo negativo.

 

Recordaros por último que los perros siempre quieren nuestro amor y que estemos contentos con ellos, nunca hacen esto o aquello para vengarse, para molestarnos ni para hacernos enfadar. Cuando hacen algo mal, analizando la situación nos daremos cuenta de que es, la mayoría de las veces, culpa nuestra.

 

Vida perra!

 

 

Educación canina

Señales de comunicación

Estamos muy acostumbrados a escuchar que un perro está contento cuando mueve la cola, que está siendo sumiso cuando se tumba panza arriba y frases del estilo que no siempre son ciertas y que pueden llevarnos a situaciones indeseadas sin darnos cuenta.

Leer más...

Trabajos de olfato

Por todos es sabido que el olfato es el sentido más desarrollado del perro alcanzando los 300 millones de receptores olfativos, frente a los 5 millones que tiene el ser humano. No solo es una potente herramienta de comunicación para ellos sino que también les permite realizar múltiples funciones que para una persona serían impensables, como seguir un rastro, realizar trabajos de salvamento o detectar ciertas enfermedades.

Leer más...

Gruñidos por tocar su comida

A la mayoría de la gente le parece fuera de lugar que su perro gruña cuando se le molesta comiendo pero ¿acaso a nosotros nos hace gracia que se nos acerque alguien y meta la mano en nuestro plato? Quizá no nos importe si se trata de un familiar o alguien de confianza pero lo más seguro es que si un desconocido viene y mete la manaza en nuestra comida montemos un pollo de película.

Leer más...

¿Cómo enseño a mi perro a quedarse solo?

Acostumbrar a un perro a quedarse solo en casa es sencillo si disponemos del tiempo y la paciencia necesarios para hacerlo de forma correcta. Debemos hacerle ver que quedarse solo no es para nada una experiencia negativa y que será una situación de lo más normal en su día a día, por lo que lo ideal será trabajarlo desde el momento en que el perro esté en casa.

Leer más...

¿Cómo enseñar a un perro dónde debe hacer sus necesidades?

Existe mucha controversia con el tema de sacar o no al cachorro a la calle antes de terminar el calendario de vacunación. Si bien es cierto que hasta los cuatro meses el perro está en un período importante de sociabilización, también lo es que, si un perro que no tiene todas las vacunas, come o lame excrementos de la calle está expuesto a contraer graves enfermedades como moquillo o parvovirus, pudiendo costarle la propia vida.

Leer más...

¿Cómo se positiviza un transportín, una jaula o un parque para cachorros?

        Como con todo lo que puede resultar molesto para nuestro cachorro (o no tan cachorro), debemos realizar unos pasos previos para positivizar el transportín,  la jaula o el parque de cachorro y convertirlos en lugares tranquilos y de su agrado.

Leer más...

¿Qué hacer si tu perro se pelea?

Hoy os traigo un video muy interesante que explica a la perfección qué debes hacer y cómo reaccionar si tu perro se engancha o se pelea con otro perro.

Leer más...