user_mobilelogo

 Si el otro día hablábamos sobre la importancia de una impronta completa en la vida de los perros, hoy vamos a centrarnos en la segunda etapa más importante del cachorro: el período de socialización. Trascurre entre la tercera y duodécima semana de edad, solapando con el final de la impronta y con el momento en que el cachorro es separado de su madre y hermanos para formar parte de su nueva familia humana.

Todas las presentaciones a lugares, personas, animales, ruidos y entornos que el perro conozca en este período marcarán sus relaciones del futuro. Estas presentaciones deben hacerse de forma positiva y tranquila, dejando que el perro interactúe a su ritmo, sin situaciones forzosas ni prisas de ningún tipo. Cuanta más variedad de personas y animales conozca nuestro cachorro en estos meses (bebés, niños, adultos, ancianos, distintas etnias, perros pequeños, perros gigantes, gatos, tortugas…), mejor será su relación con ellos y mayor capacidad tendrá para variar su comportamiento adecuadamente con unos y con otros.

Un perro que, por ejemplo, haya pasado estos meses en una jaula esperando ser adoptado/comprado presentará con mucha probabilidad falta de interés, miedo e inseguridad ante cualquier situación. Si en sus primeros cuatro meses no ha interactuado con humanos ni perros es posible incluso que nunca llegue a estar tranquilo en presencia de los mismos, lo cual es un problema evidente.

Para muchas personas supone un conflicto llevar a cabo una buena socialización con el riesgo a contraer enfermedades hasta completar el calendario de vacunación, por lo que aquí te presento algunas ideas para compaginar ambas cosas hasta que el cachorro pueda pisar la calle tranquilamente:

 

  • ·         Invita a tu casa a perros y mascotas de familiares o conocidos que tengan su cartilla al día. Intenta que sean siempre animales equilibrados sin problemas graves de conducta, ya que si la experiencia es negativa puede generar el efecto contrario al que queremos.

 

  • ·         Pasea al cachorro por la calle todo lo que puedas en brazos. Llévale a tantos sitios como se te ocurran, desde un paseo por el campo hasta calles transitadas con ruidos y tráfico.

 

  • ·          Busca videos de sonidos en Youtube o cualquier plataforma similar. Mientras estés haciendo cualquier cosa por casa pon sonidos de coches, cohetes, petardos, tiroteos, cortacésped… todo lo que se te ocurra. Ve subiendo progresivamente el volumen si ves que el perro reacciona con normalidad y sigue con tus tareas cotidianas. Esto ayudará muchísimo a que de adulto no tenga miedo a los petardos o no salga corriendo si está en la calle y suena un trueno, por ejemplo.

 

  • ·         Aprovecha todas las máquinas que tienes por casa. Enciende la lavadora, la batidora, la aspiradora, un taladro…

 

  • ·        Consulta si en tu ciudad hay clases para cachorros. A menudo estas clases están orientadas a conseguir una buena socialización y con pocas sesiones se pueden ver grandes avances. Suelen incluir juegos con perros de edad similar y se trabajan ejercicios con texturas, olores y otras experiencias beneficiosas para el correcto desarrollo.

 

Son unas semanas de mucho esfuerzo que sin duda merecen la pena a la larga, pero se debe hacer una buena planificación para no sobrecargar al cachorro. Aunque la variedad sea importante, tenemos que respetar su ritmo y sus tiempos de sueño, por lo que yo aconsejo que las experiencias sean muchas pero cortas e intercalando días de descanso. Si hoy ha conocido a un amigo perruno, mañana pongo en casa un par de ruidos, pasado descanso y al otro salimos a dar un paseo por el barrio. Lo importante es que todo se haga con mucha tranquilidad, siempre con juego y buenas sensaciones. De nuevo está en nuestras manos tener a ese perro que siempre soñamos.

 

Vida perra!

 

 

Cachorros

Período de socialización

 Si el otro día hablábamos sobre la importancia de una impronta completa en la vida de los perros, hoy vamos a centrarnos en la segunda etapa más importante del cachorro: el período de socialización. Trascurre entre la tercera y duodécima semana de edad, solapando con el final de la impronta y con el momento en que el cachorro es separado de su madre y hermanos para formar parte de su nueva familia humana.

Leer más...

La importancia de una impronta completa

La impronta es el período de tiempo donde el cachorro comienza a ser consciente del mundo que le rodea, inicia la exploración sensorial y aprende de las relaciones con otros seres vivos. Esta etapa suele concurrir entre la tercera y la octava semana de vida, marcando fuertemente las bases del comportamiento y el carácter del perro para resto de su vida.

Leer más...

¿Comprar o adoptar un perro?

Digamos que hemos estudiado todos los factores previos y hemos llegado a la conclusión de que estamos preparados para tener un perro. La siguiente decisión es también muy importante, ¿comprar o adoptar?

Leer más...

¿Puedo/debo tener un perro?

Lo primero que hay que plantearse antes de tener un perro es si el estilo de vida que llevamos es el adecuado para tener un animal a nuestro cargo.

Leer más...