user_mobilelogo

La impronta es el período de tiempo donde el cachorro comienza a ser consciente del mundo que le rodea, inicia la exploración sensorial y aprende de las relaciones con otros seres vivos. Esta etapa suele concurrir entre la tercera y la octava semana de vida, marcando fuertemente las bases del comportamiento y el carácter del perro para resto de su vida.

Durante estas semanas el cachorro aprenderá a ser un perro y a comportarse como tal. Necesita permanecer al lado de su madre y sus hermanos para que estos le enseñen su lenguaje corporal, cómo debe reaccionar ante distintos estímulos, cuáles son los límites que no debe cruzar y de qué manera debe relacionarse con otros perros.  Esto, que puede parecer absurdo, es el pilar básico para que no aparezcan miedos ni problemas de conducta en un futuro.

                Nunca debe separarse un cachorro de su madre antes de los dos meses, independientemente de que ya le haya destetado o de que nos digan cosas como “la madre ya no le hace caso”, “la madre no le quiere porque le hace daño al intentar mamar”, “es mejor separarlos porque la madre le gruñe” y ese sinfín de frases que la gente sin conocimiento alguno repite sin parar, normalmente para quitarse a los cachorros de en medio cuanto antes. La madre le está enseñando, igual que nosotros enseñamos a un niño que no debe tirarnos del pelo porque nos hace daño o que si quiere algo debe pedirlo de la manera correcta. Es importante resaltar que tener otro perro en casa no sustituye a la madre en este período, y la única excusa válida para acoger un perro antes de las ocho semanas es que venga de una protectora y su madre no se encuentre allí.

                ¿Y qué pasa si se produce una impronta incompleta? Los perros que no han completado su impronta correctamente muestran claros signos de dificultad a la hora de enfrentarse a problemas cotidianos. Tenderán a mostrarse agresivos (inseguros) con otros perros debido a que no entienden bien sus señales y probablemente aparecerán reacciones exageradas a situaciones que para nosotros son normales, pero que para ellos pueden suponer altos niveles de estrés. Por supuesto en manos de profesionales algunos de estos problemas pueden tratarse, pero otros desgraciadamente permanecerán con el perro de por vida.

                Esta es otra de las razones por las que (insisto) siempre debemos contactar con criadores serios a la hora de incluir un cachorro en la familia. Las personas que han dedicado su vida a una raza conocen a la perfección como debe ser la el período de impronta para que el animal crezca equilibrado y sano mentalmente, cosa que pocas veces consigue alguien que no tiene experiencia y cría por criar. En el caso de perros adoptados, nos queda asumir que no conocemos las circunstancias en las que se ha criado y debemos prepararnos para enfrentarnos a esos posibles trastornos con paciencia y mucho, mucho amor.

              Vida perra!

Cachorros

Período de socialización

 Si el otro día hablábamos sobre la importancia de una impronta completa en la vida de los perros, hoy vamos a centrarnos en la segunda etapa más importante del cachorro: el período de socialización. Trascurre entre la tercera y duodécima semana de edad, solapando con el final de la impronta y con el momento en que el cachorro es separado de su madre y hermanos para formar parte de su nueva familia humana.

Leer más...

La importancia de una impronta completa

La impronta es el período de tiempo donde el cachorro comienza a ser consciente del mundo que le rodea, inicia la exploración sensorial y aprende de las relaciones con otros seres vivos. Esta etapa suele concurrir entre la tercera y la octava semana de vida, marcando fuertemente las bases del comportamiento y el carácter del perro para resto de su vida.

Leer más...

¿Comprar o adoptar un perro?

Digamos que hemos estudiado todos los factores previos y hemos llegado a la conclusión de que estamos preparados para tener un perro. La siguiente decisión es también muy importante, ¿comprar o adoptar?

Leer más...

¿Puedo/debo tener un perro?

Lo primero que hay que plantearse antes de tener un perro es si el estilo de vida que llevamos es el adecuado para tener un animal a nuestro cargo.

Leer más...