user_mobilelogo

Digamos que hemos estudiado todos los factores previos y hemos llegado a la conclusión de que estamos preparados para tener un perro. La siguiente decisión es también muy importante, ¿comprar o adoptar?

Si optamos por la compra debemos saber que no todo vale y que elegir bien la procedencia nos va a ahorrar muchos problemas de conducta y salud en un futuro. Aunque la normativa es diferente para cada comunidad autónoma, y pese a que la mayoría de la gente desconoce esta ley, es completamente ILEGAL juntar perros como particular si no se dispone de supervisión veterinaria, núcleo zoológico y las licencias oportunas. Esto descarta prácticamente cualquier venta de particulares, las cuales estamos acostumbrados a ver en redes sociales o páginas tipo “milanuncios”. El fundamento de esta prohibición se basa en la cantidad de partos sin supervisión que acaban con perras y cachorros muertos por negligencias, la inexperiencia de las personas que crían sin saber los cuidados o períodos de impronta que necesitan los animales, la reproducción de perros con enfermedades genéticas degenerativas y por supuesto los cientos de miles de perros que se abandonan cada año. Por tanto, aunque no existiera esta ley deberíamos ser conscientes del daño que hacemos promoviendo o colaborando con este tipo de cría irresponsable y no optar nunca por ella.

Los criaderos o multicriaderos tampoco se libran de las críticas, y no es para menos. Denominamos así a las tiendas de animales donde venden cachorros de varias razas a la vez y que a menudo podemos ver aislados en vitrinas de cristal como si fuesen objetos. La procedencia de estos animales es la que se suele llamar “perros del este”, viniendo de  criaderos ilegales de países como Hungría, Eslovaquia o República Checa. Obligan a la misma perra a parir una y otra vez y los cachorros son separados a los veinte días de su madre, con impronta incompleta y por desgracia a menudo también con enfermedades como parvovirus o moquillo, ya que viajan apelotonados en camiones sin vacunas preventivas. Suelen venderlos con pedigrí no oficial y a un precio muy inferior del que cobraría un criador profesional. Recientemente se ha aprobado una ley que prohíbe la venta de perros y gatos en vitrinas con sanciones de hasta 200.000€, pero aún no hemos visto resultados y la única forma de evitar este maltrato masivo es de nuevo no colaborando con estos negocios de mafias sin escrúpulos.

¿Quiere esto decir que no hay ningún sitio donde comprar un perro de raza con garantías? Por supuesto que no. Son numerosos los criadores especializados (criadores, no criaderos) que dedican su vida por completo a la reproducción de una sola raza, dos a lo sumo, y que conocen bien las necesidades específicas y el trabajo que se debe realizar para que los cachorros estén sanos y con una buena socialización. Aparte de contar con afijo, núcleo zoológico y todas las licencias correspondientes, no crían siempre con la misma perra ni tienen más de una o dos camadas al año. Llevan un control de los embarazos desde el primer día, con pienso específico, ecografías y todo lo necesario para asegurar la salud de la madre y los pequeños. Entregan los cachorros con mínimo dos meses de vida para tener una impronta completa, con contrato de venta en regla, pedigrí oficial LOE y pasaporte europeo al día con las vacunas y desparasitaciones. Ningún criador serio se negará a que puedas visitar sus instalaciones o a los cachorros antes de adquirirlos, y tampoco a ofrecerte las pruebas genéticas de los padres.

Aunque el precio depende principalmente de la raza en cuestión, suele oscilar entre los 700 y los 2000€. Puede parecer caro pero si quieres garantías de un trabajo bien hecho te aseguro que no es ninguna locura. Suma el cuidado de los ejemplares que tienen, pruebas y visitas veterinarias, pienso específico, ecografías, pruebas genéticas, asistencia de parto y manutención de los padres y cachorros, microchips, vacunas, inscripción de la camada y horas de trabajo para que sean perros sin miedos ni problemas de conducta, y quizá no te parezca tan desorbitado.

La otra opción viable es la adopción.  Se calcula que solo en 2015 fueron abandonados aproximadamente  137.000 perros y gatos en España. Esta cifra desde luego da que pensar y debe hacernos reflexionar sobre todo lo arriba expuesto. Si quieres un cachorrito de regalo de navidad, compra un peluche. Si quieres algo que proteja tu casa, compra una alarma. Si decides tener un perro asume que es por y para siempre y no hay excusa que valga para deshacerte de él.

Dicho esto, hay numerosas protectoras que pueden darte información sobre qué perro es mejor para ti y cual puede encajar mejor con tu forma de vida. Ya que adoptas para darle a un ser vivo una vida mejor, no elijas por su físico o su edad sino por las condiciones que mejor se adapten con tu día a día. Un cachorro necesita mucho tiempo libre para socializarle y educarle mientras que un perro adulto puede estar ya educado y puede encajar mejor en el ritmo de la familia. Los cruces con razas de presa necesitan obtención de licencia PPP y los cruces con razas de caza pueden necesitar un trabajo más constante para evitar extravíos o escapes. Valora tus capacidades y dale la mayor información posible al personal para que te asesore y puedas tener el perro que siempre quisiste.

Incuso antes de que el perro llegue a casa debemos ser coherentes a la hora de tomar decisiones, así que espero que esta información te haya ayudado a tener las cosas un poquito más claras y no seas uno más de los que contribuyen inconscientemente al mercado de maltrato animal por falta de información. Os animo como siempre a que lo compartáis con cualquiera que pueda verse en esta situación y que consigamos entre todos un mundo más responsable.

Vida perra!

Cachorros

Período de socialización

 Si el otro día hablábamos sobre la importancia de una impronta completa en la vida de los perros, hoy vamos a centrarnos en la segunda etapa más importante del cachorro: el período de socialización. Trascurre entre la tercera y duodécima semana de edad, solapando con el final de la impronta y con el momento en que el cachorro es separado de su madre y hermanos para formar parte de su nueva familia humana.

Leer más...

La importancia de una impronta completa

La impronta es el período de tiempo donde el cachorro comienza a ser consciente del mundo que le rodea, inicia la exploración sensorial y aprende de las relaciones con otros seres vivos. Esta etapa suele concurrir entre la tercera y la octava semana de vida, marcando fuertemente las bases del comportamiento y el carácter del perro para resto de su vida.

Leer más...

¿Comprar o adoptar un perro?

Digamos que hemos estudiado todos los factores previos y hemos llegado a la conclusión de que estamos preparados para tener un perro. La siguiente decisión es también muy importante, ¿comprar o adoptar?

Leer más...

¿Puedo/debo tener un perro?

Lo primero que hay que plantearse antes de tener un perro es si el estilo de vida que llevamos es el adecuado para tener un animal a nuestro cargo.

Leer más...