user_mobilelogo

Lo primero que hay que plantearse antes de tener un perro es si el estilo de vida que llevamos es el adecuado para tener un animal a nuestro cargo.

Hay varios factores igual de importantes que son vitales para que un perro viva feliz y no podemos ignorar ninguno de ellos. Si no cumples alguno de estos factores, NO estás preparado para tener un perro:

  • Tiempo. Casi todo el mundo trabaja o pasa fuera de casa un número considerable de horas y esto no tiene por qué ser un inconveniente para tener un perro, pero has de echar cuentas antes de lanzarte a la piscina.
    Un perro necesita un mínimo de dos horas diarias en la calle divididas en al menos tres salidas. Hablando de mínimos quizá te parezca excesivo pero ponte en su lugar y piensa cómo sería tu vida encerrado siempre en casa sin ver a nadie, sin jugar, sin relacionarte con otros seres vivos aparte de tu familia. Esto te puede suponer levantarte 45 minutos antes o “sacrificar” parte de tu tiempo libre. Seguramente puedas soportar este ritmo si pasas fuera de casa ocho horas, pero si son once y además tienes alguna actividad adicional, es imposible. Además, cualquier perro quiere ser parte de la familia y necesita tiempo a tu lado, bien sea para echarse la siesta a tus pies o para realizar alguna actividad con él.
  • Compromiso. Todo lo citado se ciñe sin condición a las necesidades del perro. No importa si llueve, si estás cansado o si tienes visita. Te va a tocar mojarte, sacar fuerzas o disculparte con la gente porque el perro necesita salir y esto no debería suponer un problema para ti. Las salidas son para los dos, para que las disfrutes como hace él. Si de antemano no te gusta pasear o te va a dar vergüenza que te vean corriendo y jugando con el animal, no cumples los requisitos para tener un perro.
    Como apunte, el perro va a seguir existiendo cuando tengas vacaciones o cuando te surjan eventos fuera de casa. Lo mejor es hacerte a la idea de que ahora sois uno más y buscar siempre alternativas que te permitan llevarle contigo, como alojamientos que permitan perros, terrazas, actividades al aire libre, etc. Te va a suponer restricciones, sí, por eso necesitas asumir ese compromiso.
  • Dinero. Por desgracia me encuentro casos a menudo de personas pidiendo consejo porque su perro tiene tal enfermedad y no dispone de medios para pagar la operación o el tratamiento. Son seres vivos y como tal, a lo largo de su vida van a enfermar y van a necesitar tratamientos igual que tú. Antes de tener un perro debes pararte a pensar si estás dispuesto a gastarte tres mil euros en una operación y rehabilitación en caso de que la necesite o si te va a molestar invertir parte de tu sueldo en hacer visitas rutinarias al veterinario para comprobar que todo va bien. Directamente relacionado con la salud, súmale una buena alimentación (si pretendías comprarle un pienso barato de supermercado con un 20% de cenizas mejor ahórratelo) y gastos en higiene y cuidados. Un perro no sale barato.
  • Espacio. Este es un tema delicado ya que a menudo se tiende a pensar que un perro grande no puede vivir en un piso pequeño. Le pese a quién le pese y rompiendo otra vez con ideas que nos han metido en la cabeza desde pequeño, esto es falso, falso y falso. ¿Una persona que mide 1´50 es más feliz en un piso que una que mide 2 metros? Vamos a intentar argumentar. Un perro necesita por un lado actividad física y por otro lado contacto social. Un San Bernardo puede ser perfectamente feliz en un piso si te preocupas de proporcionarle actividad suficiente con buenos paseos, mientras que será un perro aburrido y triste viviendo en el patio de en una finca de trescientos metros solo sin tu compañía. La mayoría de los perros, de hecho, van a querer estar donde estés tú, para poder vigilarte y protegerte. En cuestión de espacio por tanto solo tienes que preocuparte de si el perro va a poder estar dentro de casa contigo, ya que si vives por ejemplo en casa de tus padres y estos no quieren que manche el suelo o que deje pelos por todas partes, no debes ni plantearte la situación hasta que cambie la cosa.
  • Amor animal. Un perro suele vivir más de diez años, un período suficientemente largo como para que tu vida dé mil vueltas de campana. Jamás en la vida deberíamos regalar un perro a alguien sin su consentimiento, ni pensar en un perro como un regalo de navidad para los niños. Por todo lo hablado anteriormente nos tiene que quedar claro que solo podremos dar una vida feliz a un perro si le queremos como uno más de la familia y estamos dispuestos a darle todo lo que necesita como haríamos con un hijo o un familiar, una decisión bastante fuerte como para que la tome otro por ti.

Si cumples todos estos requisitos enhorabuena, estás preparado para vivir la experiencia más gratificante del mundo. Tener un compañero tan fiel y leal es algo que solo entiende quién ya lo ha vivido así que no me queda otra que felicitarte y desearte lo mejor. En la próxima entrada hablaremos de cuáles son los sitios idóneos para adquirir un perro y en qué debes fijarte para no meter la pata.

Vida perra!

 

Cachorros

Período de socialización

 Si el otro día hablábamos sobre la importancia de una impronta completa en la vida de los perros, hoy vamos a centrarnos en la segunda etapa más importante del cachorro: el período de socialización. Trascurre entre la tercera y duodécima semana de edad, solapando con el final de la impronta y con el momento en que el cachorro es separado de su madre y hermanos para formar parte de su nueva familia humana.

Leer más...

La importancia de una impronta completa

La impronta es el período de tiempo donde el cachorro comienza a ser consciente del mundo que le rodea, inicia la exploración sensorial y aprende de las relaciones con otros seres vivos. Esta etapa suele concurrir entre la tercera y la octava semana de vida, marcando fuertemente las bases del comportamiento y el carácter del perro para resto de su vida.

Leer más...

¿Comprar o adoptar un perro?

Digamos que hemos estudiado todos los factores previos y hemos llegado a la conclusión de que estamos preparados para tener un perro. La siguiente decisión es también muy importante, ¿comprar o adoptar?

Leer más...

¿Puedo/debo tener un perro?

Lo primero que hay que plantearse antes de tener un perro es si el estilo de vida que llevamos es el adecuado para tener un animal a nuestro cargo.

Leer más...